¿Cuestion de datos o de rumbo?

Las organizaciones en general y la administración pública en particular, producen cada día una mayor cantidad de datos sin que ello suponga que estos realmente sirvan para generar información para sus posibles usuarios.

Se estima que la cantidad de datos almacenados en una organización se duplican cada 12-18 meses, sin que se multiplique en la misma cuantía la información disponible o que mejore por ello el proceso de toma de decisiones.

Encuestas sobre la satisfacción  de los directivos sobre la información que disponen indican que la información en sus organizaciones está dispersa, fragmentada y no disponible, no analizándose lo suficiente por lo que pierden oportunidades de negocio. Lo mismo podríamos decir de la información en la administración pública o las organizaciones sanitarias: grandes almacenes de datos y poca información adecuada y de calidad para ser utilizada por la persona adecuada en el momento preciso.

Todo esto ocurre en la llamada sociedad de la información que debería contribuir a lo que se llama “organizaciones inteligentes”, cuyo reto es sacar información de los datos para trasformarlos en conocimiento. Mientras que los datos y la información se puede gestionar, el conocimiento no, pero sí las personas que lo tienen, lo que nos lleva a un nuevo marco de relación basado en la colaboración que propicie compartir ese conocimiento individual para alcanzar los objetivos generales.

Tradicionalmente los datos en las organizaciones se obtenían mediante la obtención de estadísticas de sus operaciones habituales mediante procesos burocratizados de recogida, tratamiento y distribución de los datos a quien correspondiese; en ocasiones era preciso realizar trabajos de campo. En la administración pública el proceso era (y en parte sigue siendo) similar: se obtienen datos de fuentes administrativas o trabajos de campo que constituyen las estadísticas oficiales (estadística pública).

Centrándonos en la administración pública, los datos que componen las estadísticas son sólo una pequeña parte (y en ocasiones no la más importante) de los datos que se generan o utilizan. Las estadísticas de origen administrativo se están obteniendo de la misma forma que hace años, sin tener en cuenta que en general son obtenidas a través de sistemas de información y por tanto hay que buscar un punto de unión entre la producción de estadísticas y los sistemas de información.

Pero los datos por si no son nada, lo importante es su análisis para obtener conocimiento. El análisis está incorporado en muchas organizaciones y es por tanto la clave para avanzar en lo que sería una “administración pública inteligente” para ofrecer servicios de más calidad y de una forma más eficiente, aspecto que debería tener todavía más relevancia ante los escasos recursos actuales.

Anuncios

2 thoughts on “¿Cuestion de datos o de rumbo?

  1. Benito Castro

    Resulta paradójico que en los tiempos en los que se genera esa gran cantidad de información facilitada por la tecnología, la mentalidad siga siendo la misma que lustros y lustros atrás, favorable a la limitación extrema de la circulación de datos. Esta contradicción no puede durar mucho tiempo, pues es históricamente insostenible que las personas no utilicen todas las aportaciones de la tecnología por reticencias mentales instauradas.

    En esta tendencia necesaria de generación de conocimiento compartido, se constata bajo mi punto de vista un movimiento surgido de abajo arriba que insiste en el siguiente asunto: las personas somos más responsables, tenemos más sentido común y conocimiento aprovechable que el que la óptica del poder nos quiere otorgar. ¿Es una cuestión de confianza?, puede ser, pero como todo proceso evolutivo, sólo se podrá demostrar con objetivos alcanzados. Será necesario, aprovechando las fallas de cualquier estructura que se considere infranqueable, promover nuevas iniciativas que demuestren que la alternativa de organizaciones más participativas son efectivamente más rentables.

  2. JGL

    Lo 2.0 es imparable. Resulta ilustrativo que las grandes consultoras ya indican que en los proyectos de Business Intelligence hay que considerar: datos, personas. procesos y tecnologías, cuando antes sólo se hablaba de máquinas. En el análisis de datos, se habla igualmente de colaboración en la toma de decisones, algo que antes se consideraba como algo de “la dirección” basada en la intuición y experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s