Calidad de vida hasta la muerte

La posibilidad de sobrevivir a situaciones clínicas en las que la supervivencia anteriormente no era viable, junto a la mayor longevidad, las posibilidades tecnológicas para el mantenimiento de la vida y disponibilidad de recursos terapéuticos está motivando el interés por la la calidad de vida respecto a la prolongación de la misma.

Un estudio reciente en 7 siete países europeos muestra las preferencias de los pacientes con enfermedades graves de vivir mejor respecto a vivir más. De las personas encuestadas en Bélgica, Alemania y Países Bajos, “el 71% elegiría mejorar la calidad de vida, y un 4% que preferiría una prolongación de la misma”. El 25% valoró como igualmente importantes ambas circunstancias. El mayor problema para ellos era sufrir dolor, seguido por suponer una carga para otras personas.

En España, una encuesta del CIS sobre población general muestra que el 82% de la población está totalmente o bastante de acuerdo en que en situación de enfermedad en fase terminal se le administre la medicación necesaria para aliviar su sufrimiento aunque acelere su muerte. La encuesta nos da una clara imagen de lo que piensa la población general en todo lo relacionado con el final de la vida.

En Andalucía en el 80% de las Voluntades Vitales Anticipadas (o Testamento Vital) inscritas se indica la preferencia por mantener una buena calidad de vida aunque eso suponga un acortamiento de la vida. Un 5% se muestra en contra de tal preferencia y el 14% no se pronuncia al respecto.

Un estudio sobre los discursos de los andaluces ante la muerte indica que está emergiendo una nueva cultura de la muerte en la sociedad andaluza e identifica distintos discursos a los que se corresponden bases sociales y actitudes distintas.

En cuanto a las opiniones y actitudes de la población en Andalucia sobre Testamento Vital, Muerte Digna y Eutanasia el 87% de la población se muestra favorable a que se le aplique un tratamiento que le alivie el dolor aunque suponga vivir menos tiempo y el 79% prefiere no prolongar su vida en situaciones irreversibles si no se disfruta de la mínima calidad de vida. Este como el resto de los estudios realizados en España indica que la población se muestra a favor de desarrollar una legislación que posibilite la eutanasia en alguna de sus formas.

Tras la aprobación de la Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de la Muerte en Andalucía, se han aprobado leyes de características similares en Navarra y Aragón, y si se sigue la misma evolución que en otras iniciativas legislativas (como las voluntades vitales anticipadas) pronto tendremos una Ley similar en cada Comunidad Autónoma.

Mientras tanto, lo que iba a ser una ley estatal de “muerte digna” se lo conoce ya como una “ley de paliativos”; en su día di mi opinión acerca de esta iniciativa y aunque los cuidados paliativos (cuya estrategia se ha actualizada) sean un aspecto fundamental de los cuidados al final de la vida, hay otros aspectos a tener en cuenta, tal como se hace en el Reino Unido con su   “End of Life Care Strategy”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s